1 may. 2016

Ficciones de autoridad y poder


Alguien dijo una vez, que lo que ponemos en el cabecero de la cama es siempre algo sagrado. 

En el mío, hay colgadas unas banderitas de verbena de colores monocromos como son el rojo, el lila, el verde, el amarillo, el naranja o el azul. 

De todas ellas, ya han caído algunas. ¿Será por los arrebatos compartidos o porque la fiesta ha terminado?